Escucha lo que los demas son hasta incapaces de oir


Hoy os traigo un cuento infantil. Escrito por mi misma como regalo a mi prima ya que pronto traerá un/a niño/a. Espero que os guste.

 

De piel verde como la hierba, viscosa como la miel, y unos ojos grandes como platos, la ranita Flia se paseaba por el bosque en busca de algo nuevo que hacer. Grandes árboles la rodeaban, y sus amigos y vecinos se encontraban por el camino.

Sin nada que hacer, Flia recorría lentamente los rincones del bosque. Miraba hacia arriba, pero las hojas de los árboles solo la dejaban ver la luz del sol.

Flia encontró un camino ancho. Parecía que hubieran pasado varios animales por allí. Animales de todo tipo, no solo los del pantano. Elefantes, jirafas, avestruces… muchos animales imaginaba ella.

-Si otros han pasado, no importa si paso yo también.-dijo entusiasmada.

Flia se adentró en el camino, pensó que sabría volver, pero lo que no pensó es lo que le esperaría al otro lado. Pensaba que el camino no saldría del bosque, y por eso lo siguió.

El suelo del camino empezaba a cambiar. Ya no era tierra, era algo desconocido para Flia. Un suelo gris, y muy duro, más que la tierra. Era una carretera, y pronto se dejaban ver los edificios que nunca vio. Estaba en una ciudad.

Un gran ruido hace que Flia se tape los oídos. Ya había escuchado ese ruido, pero no sabía de dónde venía, nunca lo vio. Se escuchaba por arriba suyo, así que levantó la cabeza y miró a ver qué era lo que hacía aquél molesto ruido.

Un animal volando, no lo podía creer. No era pelo lo que le recubría, eran plumas. Un pájaro volaba encima suyo, y a Flia le dio envidia no poder ver el paisaje desde arriba.

-¡Ya sé qué haré hoy! ¡Veré el bosque desde arriba!-dijo con ilusión al tener qué hacer ese día.

Flia no sabía cómo hacer para volar, ya que ella no tenía plumas ni alas como el pájaro. Así que recorrió la ciudad desconocida en busca de una solución.

En una de las plazas de la ciudad, Flia encontró un grupo de palomas comiendo migas de pan a los pies de la gente. Decidió intentar subir a una de ellas. Dio un salto, pero cuando fue a caer encima de una, ésta echó a volar.

Caminando por la ciudad, Flia encontró un grupo de globos flotando en el aire, atados con un hilo a la mano de un hombre grande con bigote. Un niño se acercó y le compró un globo muy bonito, de color verde como ella.

Flia no tenía dinero para comprar un globo, así que desilusionada empezó a caminar hacia el pantano. Dando saltos pequeños y tristes, se alejaba más y más de su sueño: volar.

Un globo azul como el cielo pasó rápidamente por delante de Flia, pero no le dio tiempo a cogerlo, así que siguió saltando hasta su casa, cuando de pronto tropezó con un globo rojo que parecía roto.

Flia lo cogió, lo miró, y solo tenía un agujero. Un agujero por la parte de debajo, donde el hombre del bigote ató el cordón.

Buscando por la zona, encontró un cordón y lo anudó al agujero. Pensó que así se hincharía el globo y podría volar, pero no pasó nada.

Arrastrando el globo del cordón, Flia caminó hasta el pantano, donde consultó a todos los vecinos cómo podía hinchar ese bonito globo rojo.

Probaron llenarlo con arena, con agua, con comida, pero nada servía para que el globo volase. Hasta que el gusano Rodolfo tuvo una idea.

-Ese globo hay que llenarlo con aire, pero como casi todas nuestras bocas son pequeñas, propongo que el cocodrilo Alberto, que tiene la boca más grande de todo el pantano, lo llene.

Alberto cogió el globo y empezó a soplar, hasta que se hizo tan grande como su cabeza. Rodolfo anudó el cordón por un extremo al globo, y el otro extremo se lo dio a Flia, concediendo así, su deseo de poder volar.

Flia comenzó a flotar en el aire y entre las nubes se despidió por el momento de todos sus amigos.

 

ACP

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: